El tamaño del cerebro

cerebroEl cerebro, ese universo todavía tan desconocido, no deja de maravillarnos y es objeto de un interés prioritario para la ciencia. Sobre su funcionamiento podemos hacer docenas de reflexiones. Mi predicción es que el futuro de la humanidad dependerá de cuanto aprendamos sobre los centenares de enigmas que todavía ignoramos sobre las funciones cerebrales. No puedo ocultar mi pasión sobre todo cuanto se va conociendo sobre las capacidades cognitivas del cerebro humano. Para empezar es interesante centrarse en algo aparentemente tan simple como la evolución de su volumen a lo largo de la genealogía humana.

Durante los cuatro primeros millones de años de nuestra evolución apenas se produjo un leve incremento del cerebro con respecto al ancestro común que compartimos con los chimpancés. Nuestros remotos antepasados apenas contaban unos 350-400 centímetros cúbicos de masa cerebral. Los parántropos, que persistieron en África hasta hace un millón de años y convivieron con varias especies del género Homo, llegaron a tener un cerebro de hasta 550 centímetros. Sin embargo, el aumento de su cerebro no respondió a algún tipo de adaptación peculiar, sino al crecimiento isométrico (proporcionado) de todo su organismo. Los parántropos llegaron a tener una estatura de 150 centímetros y su cerebro aumentó en consonancia con su tamaño corporal. El inicio del crecimiento exponencial, que supuso un aumento relativo del cerebro con respecto al resto del cuerpo, comenzó hace unos dos millones de años en el género Homo. La especie Homo habilis ya llegó a tener entre un 50 y un 60 por ciento más de volumen cerebral, con un cuerpo que apenas había crecido con respecto al de sus ancestros del género Australopithecus. En las especies Homo ergaster y Homo erectus el volumen del cerebro llegó a duplicarse, mientras que las especies recientes (Homo neanderthalensis y Homo sapiens) hemos multiplicado como mínimo por tres el volumen inicial. Nuestro coeficiente de encefalización, medido mediante la relación tamaño corporal/tamaño cerebral, se fue incrementando de manera ostensible y sufrió una aceleración exponencial hace aproximadamente un millón de años. Además, no todas las regiones han crecido por igual. Mientras que algunas de ellas han permanecido con el mismo volumen, el llamado necórtex cerebral fue creciendo hasta alcanzar un desarrollo espectacular en nuestra especie.

esquemaDurante varios millones de años, la curva del aumento del volumen del cerebro de los homininos tuvo una pendiente muy suave. Con la llegada del género Homo y la aparición de la tecnología, la curva ascendió de manera cada vez de más rápida y acabó por transformarse en exponencial. El planteamiento más simple e inmediato es establecer una correlación entre el incremento diferencial del volumen del cerebro y el aumento de la complejidad tecnológica. A mayor tamaño cerebral (y en particular del neocórtex) mayor inteligencia. Sin embargo, la tecnología solo ha experimentado un cambio drástico en los últimos tiempos y en particular durante los siglos XX y XXI.

Como explicaré en el siguiente post, la complejidad tecnológica ha seguido una curva totalmente distinta a la del cerebro. Este hecho prueba de manera fehaciente que no todo consiste en tener un cerebro grande, sino más complejo. Lo que si parece cierto es que, grosso modo, un cerebro de gran tamaño ha tenido ventajas adaptativas en nuestra evolución. La mejor prueba de ello es que en estos momentos yo escribo un texto y en pocos días otros humanos leerán estas líneas. ¡Estamos vivos y hemos llegado hasta el siglo XXI!. Y todo ello a pesar de que el coste energético que supone mantener un cerebro tan grande representa nada menos que el 20 por ciento de toda la energía que consumimos cuando permanecemos en reposo. Si dedicamos un gran esfuerzo a pensar o reflexionar y, en definitiva a trabajar con nuestras neuronas, ese gasto aún será mayor.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

6 pensamientos en “El tamaño del cerebro

  1. Pingback: psicoaraujo » La evolución humana

  2. luz

    Hola si existe relacion entre volumen del cerebro y la dieta para un cerebro como los homo sapiens se necesitan 516 calorias diarias, esto va en relacion a que cada mil millones de neuronas se s
    se requieren 6 calorias ya sean de cualquier especie animal, y nosotros tenemos 86 mil millones de neuronas, es una simple multiplicacion. Para que un primate consuma esa cantidad de calorias solo para su uso cerebral deberia comer mas de 9 horas diarias continuas y como eso es muy dificil su cerebro evoluciona mas lento que el nuestro, ya que nosotros ahorramos tiempo en comer desde que se invento cocinar, el fuego lo que hace es predigerir los alimentos por nosotros, tambien los ablanda y tardamos menos en masticar. Desde que se invento la cocina nuestro cerebro a evolucionado rapido.

    Responder
  3. Pingback: La evolución del cerebro: el tamaño sí importa | Psicoaraujo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ tres = 10