El arte de Homo sapiens y la línea de Wallace

mapaMaxime Aubert y otros colegas de la Universidad de Queensland, en Australia, acaban de publicar en la revista Nature la descripción de pinturas próximas a los 40.000 años de antigüedad en las paredes de una de la cuevas del sistema cárstico de Maros, de la isla de Sulawesi.

Antes de nada, es importante situar este lugar en el mapa. La isla de Sulawesi pertenece a las islas Célebes, y a su vez forma parte de las 25.000 islas del archipiélago malayo. En este archipiélago están representados en la actualidad hasta siete estados diferentes, incluyendo Indonesia, Filipinas y Malasia. La isla de Sulawesi está separada de la isla de Borneo por el estrecho de Macasar. La distancia entre las dos islas no es considerable, pero si la profundidad. De hecho, en la zona norte del estrecho se encuentra la fosa submarina de Wallace, cuya profundidad alcanza hasta 10.000 metros por su proximidad a las placas tectónicas de Australasia y Eurasia.

Es interesante recordar que la mayor parte de las islas de Indonesia quedaban unidas entre sí durante las épocas glaciales del Pleistoceno. La profundidad del mar entre las islas no supera los 120 metros. El descenso del nivel marino por acumulación de hielo y nieve en el hemisferio norte permitía descensos tan importantes del nivel del mar, que posibilitaban la unión de todo el conjunto en la llamada región de Sunda, que a su vez quedaba unida al continente eurasiático. Sin embargo, algunas de las islas de Indonesia (como la conocida isla de Flores) y las islas Célebes quedaban siempre separadas de la región de Sunda debido a la profundidad del mar.

Esta circunstancia conllevó que la fauna y la flora se diferenciasen de  manera significativa entre Sunda y las islas situadas al oeste de una línea imaginaria, bautizada como “Línea de Wallace”. El nombre quiere honrar la memoria del naturalista británico Alfred Rusell Wallace, co-autor de la teoría de la evolución junto a Charles Darwin. Es evidente que los miembros de Homo sapiens de la antigüedad tuvieron que conocer alguna forma la navegación para llegar primero a las islas Célebes y poco más tarde a las demás islas del archipiélago Malayo y al continente australiano. Las hipotéticas aventuras marítimas al azar de nuestros antepasados nunca me han convencido. El problema es que el registro arqueológico todavía no ha encontrado evidencias del arte de navegar de épocas tan remotas. Es cuestión de tiempo.

pinturasLa revista Nature no publica cualquier investigación. Los trabajos que se seleccionan tienen de representar una avance importante del conocimiento. Hasta ese momento, los grabados y pinturas de cerca de 40.000 años eran exclusivos de Europa ¿Qué teníamos los primeros europeos de Homo sapiens para ser tan especiales? Pues ciertamente nada de nada. Es muy posible que el origen del arte parietal sea muy antiguo y heredado por todos los miembros de Homo sapiens, probablemente antes de expandirnos fuera de África. La hipótesis alternativa es que el arte parietal, como otros aspectos culturales importantes, fueran innovaciones convergentes en diferentes partes del planeta. Las pinturas de Sulawesi no tienen nada que envidiar a las europeas. El conjunto de manos representadas en las paredes de la cueva son muy comunes en Europa y no hacen sino apoyar la primera hipótesis. Llama la atención la representación de una babirusa, un suido endémico de la región de Célebes.

La datación de las pinturas rupestres no es sencilla. Desde hace poco tiempo se utiliza el método de las series de uranio para datar las finas concreciones calcáreas que acaban por cubrir las pinturas con el paso del tiempo. Los datos obtenidos son siempre algo más jóvenes que las propias pinturas, pero el método es muy fiable. Por cierto, el método se ha empleado desde 2012 con éxito en varias cuevas del norte de España, incluyendo el trabajo del científico español Marcos García Díez en la cueva de Altamira.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


seis − 1 =