¿Cuándo nos separamos del linaje de los chimpancés?

No es sencillo responder a la pregunta que encabeza este post. Hace 45 años los datos inmunológicos de chimpancés y humanos sugerían que nuestro antecesor común vivió hace unos cinco millones años. ¿Qué nos dicen tanto la paleontología como la genética sobre esta cuestión?

En esta imagen se sugiere una divergencia entre humanos y chimpancés de unos cinco millones de años. Esa cifra podría llegar hasta los ocho millones de años. Fuente: Enciende.

Los paleontólogos han encontrado unos pocos restos fósiles en África atribuidos a la genealogía humana, cuya antigüedad podría llegar hasta los siete millones de años (Sahelanthropus tchadensis). En aquella época, la probabilidad de que los vertebrados dejaran su huella en yacimientos era muy baja. Los bosques africanos reciclaban la materia orgánica con enorme rapidez. Así que las evidencias de nuestros orígenes son casi testimoniales. Hace poco más de cinco millones de años, en los inicios del Plioceno, la elevación de las regiones del este de África y el enfriamiento global del planeta favoreció la formación de yacimientos. Las poblaciones de homininos empezaron a dejarnos testimonios de su presencia en el continente africano hace unos cinco millones de años. De ese modo, las investigaciones de la Paleontología pueden proponer que nuestro antecesor común es muy anterior a la cifra sugerida en su día por los estudios inmunológicos.

A comienzos del Plioceno la genealogía de los chimpancés ya seguía su propio camino en el oeste de África. La comparación del genoma de bonobos y chimpancés con el nuestro arroja diferencias algo superiores al 1% (aprox. 1,3%). Esa proporción, que se nos antoja muy pequeña, fue el resultado de la acumulación de cambios en los genes (mutaciones) generación tras generación. Los genetistas han estimado que esa diferencia pudo acumularse en los últimos seis-siete millones años, asumiendo que la tasa de mutación de los simios antropoideos y de los humanos está en torno a 1 x 10-9 por gen/año. Es una cifra ciertamente muy pequeña, que solo con el transcurso de miles de años termina por notarse a nivel morfológico y fisiológico.

Hace pocos años, un grupo de genetistas liderados por Kevin E. Langergraber (Universidad de Boston) realizaron sus propias estimaciones para determinar la fecha de la divergencia entre humanos y chimpancés. Querían realizar su estudio con independencia de lo que nos dice el registro fósil, evitando así cierta circularidad de los argumentos. Su trabajo se publicó en la revista de la Academia de Ciencias de USA (PNAS).

Para llevar a cabo su estimación, este grupo de científicos se fijó primero en el tiempo que transcurre entre generación y generación. Este dato es muy importante, puesto que las mutaciones se pueden producir de una generación a la siguiente e ir acumulándose con el paso del tiempo. Existen varios estudios en los que se ha determinado el tiempo intergeneracional en la genealogía humana. Los resultados indican que ese tiempo es de unos 26 años para las mujeres y de unos 32 años para los hombres. El promedio intergeneracional estimado para los dos sexos es de 29 años. Con ese dato y las tasas de mutación obtenidas tras el estudio del ADN intergeneracional en Homo sapiens (0,97 x 10-8 – 1,36 x 10-8 por gen/generación), Langergraber y sus colegas obtuvieron una tasa de mutación anual aproximada de 0,4 x 10-9 por gen/año. Ese dato es menor que el estimado (1 x 10-9 por gen/año) cuando se tienen en cuenta la cronología de los fósiles encontrados hasta la fecha en el continente africano.

Si las estimaciones de Langergraber y su equipo son correctas, la divergencia entre chimpancés y humanos aun habría de ser más antigua de lo que se había estimado con anterioridad. Se podría llegar incluso hasta los 13 millones de años para conseguir diferencias genómicas del 1,3% entre unos y otros. No obstante, estos investigadores apuestan por una fecha comprendida entre hace siete y ocho millones de años. En consecuencia, las investigaciones paleontológicas todavía podrían profundizar algo más en el tiempo para encontrar al ancestro común que compartimos con los chimpancés. Siguiendo este mismo método de trabajo (29 años de distancia intergeneracional), la divergencia entre los neandertales y los humanos modernos pudo suceder hace 800.000 años, duplicando la cifra aceptada hasta el momento. Ese dato no puede estar lejos de la cifra real, puesto que los humanos de la Sima de los Huesos de la sierra de Atapuerca ya formaban parte de la genealogía de los neandertales, y su cronología está muy bien establecida en más de 400.000 años.

A pesar de haber transcurrido lo que se nos antoja una eternidad, seguimos compartiendo con los chimpancés muchos caracteres anatómicos, fisiológicos y de comportamiento. Por ejemplo y sin ir más lejos, ni la mente de los chimpancés ni la nuestra es capaz de asimilar las cifras que se estiman para la divergencia temporal entre las dos genealogías, o para la divergencia entre Homo sapiens y Homo neanderthalensis. Por cierto, un suspiro en comparación con los 4.500 millones de años que podría tener nuestro planeta.

José María Bermúdez de Castro

 

 

 

 

 

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Pin on Pinterest

2 pensamientos en “¿Cuándo nos separamos del linaje de los chimpancés?

  1. José Manuel

    Vaya, José María, podría pensar que has escrito este artículo para responderme al comentario que escribí hace un tiempo, pero será mejor que me quede con el convencimiento de que tu único afán es la divulgación científica.
    Bromas aparte, parece que estas nuevas investigaciones remontan más atrás en el tiempo la separación de los linajes de chimpancés y humanos, es decir: la separación de dos grupos de primates, inicialmente iguales, que eligieron estilos de vida diferentes, por las razones que fuese. Lo que llevó a uno de ellos a mantener su destino ligado a la selva tropical y al otro a volverse bípedo, lo que le permitió sobrevivir en otros ambientes. Aquí habría que averiguar si la bipedestación fue causa o consecuencia del traslado del ambiente arbóreo a los espacios abiertos. Hay quien aboga por que el invento de la monogamia tuvo algo que ver en el inicio de esa bipedestación.
    En conclusión, esta probable mayor antigüedad de la separación de los dos linajes concuerda con la datación y ubicación de las huellas de Trachilos. E igualmente, un mayor lapso de tiempo, 8 millones de años, hace que aumenten las posibilidades de que existiera otra separación más reciente que diese lugar al linaje del Homo Naledi.
    Mmmm, qué interesante se pone todo.
    Gracias José María. Saludos y feliz Navidad.

    Responder
  2. José Manuel

    Una investigación del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig (Alemania) muestra por primera vez pruebas de que los bonobos cazan y consumen las crías jóvenes de otras especies de primates. que se publica en la revista ‘Current Biology’. Asimismo, entre los bonobos las hembras participan en la caza, miemtras que entre los chimpancés esa actividad es exclusiva de los machos.
    La separación de los linajes de chimpancés y humanos la imagino en sus inicios como la de chimpancés y bonobos en la actualidad. Me gustaría saber si se han estudiado a fondo las posibles diferencias esqueléticas entre ambas especies Pan: tamaño de los caninos, pelvis, posibles diferencias óseas por diferentes modos de vida, qué porcentaje de tiempo pasan cada uno de ellos en el suelo o en los árboles, etc.
    Saludos y feliz 2019.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ uno = 7

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es