Nuevos estudios sobre Homo naledi

La especie Homo naledi fue descrita en 2015 por Lee Berger y otros muchos colegas tras el estudio de más de 1.500 restos fósiles obtenidos en la cámara Dinaledi de la cueva sudafricana de Rising Star. Este hallazgo estuvo envuelto en la polémica por la forma en la que los fósiles fueron recuperados. Seguramente los/las lectores/as recordarán el debate creado en relación al sistema que se utilizó para obtener los fósiles de la cueva. Quizá las prisas por conseguir la recuperación de los fósiles de un lugar de acceso muy complejo impidieron tener más datos sobre su antigüedad. De haberse tratado de restos fósiles de osos o de cualquier otra especie de mamífero, el hallazgo habría pasado inadvertido. Pero se trata de fósiles humanos y la cantidad y calidad de los restos ha llamado la atención de todos los expertos.

El investigador Lee Berger, líder de la exploración en la cámara Dinaledi, mantiene en su mano un ejemplar de la especie Homo dinaledi. Fuente: El Confidencial.

La cronología de Homo naledi permanece siendo una enigma. Por supuesto, sabemos que existe un programa en marcha para obtener fechas fiables, que todos esperamos con gran interés. El hecho de que en esta cámara, prácticamente inaccesible, solo se hayan encontrado restos humanos impide tener referencias sobre su contexto arqueológico y paleontológico. Por el momento, hemos de conformarnos con los estudios de la morfología de los fósiles, que podría ser muy engañosa. El hecho de que los restos representen diversas partes esqueléticas y que su número sea elevado permite estudios muy diversos y la posibilidad de contemplar escenarios razonables para la situación de esta especie en la filogenia humana. Algunos expertos apuestan por una cronología en torno a los dos millones de años, considerando las similitudes de los restos con los de Homo habilis, Homo rudolfensis y los representantes más primitivos de Homo ergaster, datados entre 2,0 y 1,5 millones de años. Veremos si aciertan. La morfología de los huesos es solo una aproximación, pero sabemos que podemos llevarnos sorpresas. Solo tenemos que recordar el caso de Homo floresiensis.

La revista Journal of Human Evolution acaba de publicar un conjunto de trabajos sumamente interesantes sobre la morfología de diferentes partes esqueléticas de Homo naledi. Uno de estos trabajos, liderado por Lauren Schroeder y Myra Laird, presenta un debate sobre la posición filogenética de esta especie en base a los estudios realizados en el cráneo y la mandíbula. El debate se basa en la forma del cráneo, realizada mediante análisis de “morfometría geométrica” una técnica de moda. Esta técnica no es sino una versión de una metodología publicada en 1917 (On Growth and Form) por un biólogo y matemático escocés, D´Arcy Wentworth Thompson (1860-1948). La idea de este científico fue muy mejorada gracias a las modernas técnicas digitales y a un desarrollo matemático más complejo. Este método fue primero utilizado en dos dimensiones, pero la enorme potencia de los ordenadores y la mejora de los algoritmos ya permite trabajar en tres dimensiones. Las bases metodológicas de la morfometría geométrica están íntimamente relacionadas con el uso de la fénetica, un método de investigación utilizado ampliamente en paleontología y zoología. La fenética tiene en cuenta con el mismo peso todos y cada uno de los caracteres que presentan las especies, sin importar su posible trayectoria evolutiva. Compara los ejemplares y observa las similitudes y diferencias en la forma de dichos ejemplares de manera gráfica y numérica. La fenética persigue identificar taxones (por ejemplo, especies o géneros), aunque no se ocupa de determinar su historia evolutiva. Este método tiene sus virtudes, pero también sus peligros. Por ejemplo, los restos fósiles de dos especies pueden tener formas similares, que pueden haber adquirido de manera independiente. Esas dos especies, sin ninguna relación de parentesco próximo, se agruparían de manera conjunta y tenderíamos a pensar (de manera errónea) que están muy relacionadas.

Los análisis mediante morfometría geométrica realizados por Lauren Schroeder, Myra Laird y sus colegas nos ilustran sobre la forma del neurocráneo y del cerebro de Homo naledi. A pesar de que el cerebro de esta especie es tan pequeño como el de los miembros del género Australopithecus, la forma del neurocráneo es muy similar a la de los ejemplares más antiguos de Homo ergaster. La forma del neurocráneo de Homo naledi parece ser incluso más “progresiva” que la de Homo habilis y, por descontado, que la de Australopithecus. En cambio, la mandíbula de Homo naledi se parece a la de Homo habilis y a la de los australopitecinos. Como suele ser habitual en nuestros antepasados, Homo naledi presenta un verdadero mosaico de rasgos de aspecto primitivo, junto con rasgos de aspecto más moderno.

Agradecemos este conjunto de estudios, que anticipan las conclusiones definitivas sobre la posición filogenética de Homo naledi. Pero esperamos impacientes datos geocronológicos fiables, que permitan ayudarnos tanto en la asignación correcta de estos fósiles al género Homo como en sus relaciones con otras especies de nuestra genealogía. Para ello, los investigadores necesitarán métodos de investigación diferentes.

José María Bermúdez de Castro

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Herederos de la Tierra

Cada vez se encuentran más evidencias para demostrar que la primera expansión de nuestra especie fuera de África sucedió hace unos 120.000 años. El paso por el estrecho de Bab el-Mandeb, que en aquella época pudo conectar por tierra firme el cuerno de África con la península de Arabia, fue la puerta hacia la colonización primero de Eurasia y más tarde de América. Sobre el poblamiento de Australia se sabe cada vez más. Un equipo liderado por Ray Toble y Alan Copper (Universidad de Adelaida) publicaron la semana pasada un artículo en la revista Nature, en el que se analiza una base de datos del ADN mitocondrial de células del pelo de 111 individuos de varias comunidades de aborígenes australianos. Los datos proceden de una colección de 5.000 individuos catalogados en esa Universidad australiana. Las poblaciones autóctonas de Australia están en la actualidad muy dispersas, debido a la política demográfica del gobierno de su gobierno. Es por ello que los autores del trabajo han tenido que realizar un enorme esfuerzo para analizar la información, tras conseguir el permiso de cada uno de los participantes en el estudio.

Hace 50.000 años, durante la última gran glaciación del Pleistoceno, los actuales territorios de Australia y Nueva Guinea estuvieron unidos debido al fuerte descenso del nivel del mar. El llamado continente de Sahul no llegó a conectarse con Eurasia, pero la travesía entre este continente y Sunda (unión de la mayoría de la islas de la actual Indonesia) estaba jalonada por múltiples islas, como el archipiélago de Sulawesi, Flores, Lombok, Timor, etc. Varios yacimientos arqueológicos localizados en islas de la antigua Sahul están fechados en unos 70.000 años, mientras que el resto humano más antiguo del continente, localizado en un yacimiento del lago Mungo, tiene una datación entre 40.000 y 60.000 años.

Jóvenes aborígenes australianas. Fuente: Omicrono.

Por los datos que tenemos de yacimientos del sur de China (Daoxian, Zhirendong), cuyas fechas mínimas se sitúan en torno a los 80.000 años, los miembros de nuestra especie se expandieron muy rápidamente desde África a través de la península de Arabia, los actuales estados de Irán y Pakistán, La India, China, Tailandia, etc., que disfrutaban de un clima favorable. En muy poco tiempo, la expansión de Homo sapiens llegó hasta Sunda. Desde allí, nuestros ancestros navegaron entre las islas hasta arribar al continente de Sahul hace unos 50.000 años.

El análisis realizado por Tobler, Cooper y sus colegas sobre los haplogrupos del ADN mitocondrial demuestra que los aborígenes australianos ocuparon el continente mucho antes de lo que se pensaba. También han demostrado que los grupos humanos se expandieron con enorme rapidez por todo Sahul, para colonizar localidades situadas en la actual costa de Australia y Nueva Guinea hace entre 50.000 y 40.000 años. Desde ese momento, los grupos establecieron una territorialidad manifiesta, que hoy en día todavía permite la diferenciación de subgrupos de población y la existencia de diferentes lenguas. La comunicación entre Australia y Nueva Guinea se perdió con el ascenso del nivel de mar poco antes del Holoceno, pero mucho antes de ese momento las tribus de uno y otro territorio ya no se mezclaron.

Un resultado interesante de este trabajo sugiere que los actuales aborígenes australianos hibridaron con los misteriosos denisovanos antes de recalar en Australia. Del mismo modo que los eurasiáticos llevamos un cierto porcentaje de ADN heredado de los neandertales, también pudimos tener descendencia con las poblaciones autóctonas que se cruzaron en nuestro periplo por el sur de Eurasia hacia los confines de Australia y América. La historia de nuestra especie, aún siendo reciente y todavía joven, tiene muchos capítulos que desconocemos. Todos ellos se podrán ir averiguando gracias a la capacidad para leer y comprender la información que llevamos en el ADN.

José María Bermúdez de Castro

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Aroeira 3: bienvenido a la familia

Acabamos de conocer un nuevo e importante fósil humano, que se añade a la lista de ilustres ejemplares del Pleistoceno Medio de Europa. El arqueólogo Joan Daura ha liderado la publicación de este resto humano en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, USA, que ya presentó en el último congreso sobre Evolución humana de Europa, celebrado en septiembre de 2016 en Alcalá de Henares. Pero estábamos esperando una publicación más detallada, para conocer mejor al nuevo miembro de la familia. Finalmente, acabamos de conocer mejor los datos sobre este fósil.

Situación del karst de Almonda (1) y secuencia estratigráfica de la cueva de Aroeira. Fuente PNAS.

El cráneo apareció en el karst de Almonda, no lejos de Lisboa, que se excava desde 1987. Los resultados habían sido muy prometedores, con el hallazgo de numerosos restos arqueológicos y paleontológicos del Pleistoceno Medio. Hace años tuve vagas noticias sobre el descubrimientos de industria achelense en alguno de los yacimientos de este karst. En el período de 1998-2002 los actuales responsables de la excavación comenzaron a explorar la cueva de Aroeira, uno de los varios lugares de interés del sistema kárstico de Almonda. El hallazgo de dos dientes humanos, junto a evidencias de industria lítica achelense y numerosos restos de diferentes especies de mamíferos reveló la importancia de la cavidad. Se publicó entonces un trabajo, que no tuvo ninguna trascendencia. En 2013 los responsables se decidieron finalmente a realizar dataciones del relleno de la cueva. Como resultado de estos trabajos encontraron la mitad derecha de un cráneo, al que le falta la mayor parte del maxilar y la mandíbula. Al parecer, nadie esperaba un hallazgo tan importante, por lo que una parte del cráneo fue deteriorada durante la obtención de las muestras. La dureza de los sedimentos, muy calcificados, complica la excavación y puede ocasionar desperfectos en los fósiles, literalmente cementados con el sedimento. Gajes del oficio.

A pesar de este contratiempo, lo realmente importante ha sido la recuperación de una parte sustancial del fósil y, sobre todo, la posibilidad de tener dataciones muy fiables. Precisamente, uno de los problemas más graves a los que se enfrentan los estudios sobre la evolución humana de nuestro continente es la dificultad para obtener buena fechas, que pongan en orden todos los hallazgos realizados hasta el momento. Esa falta de orden ha sido el origen de algunas hipótesis, que poco a poco están siendo rechazadas por el hallazgo de fósiles bien datados.

Trabajos realizados para la obtención de muestras y hallazgo del cráneo Aroeira 3. La figura muestra los restos craneales encontrados. Fuente: PNAS.

El cráneo Aroeira 3, como lo conoceremos de este momento, ha sido fechado con gran confianza y por tres métodos distintos entre 390.000 y 436.000 años y una fecha más fiable en torno a los 408.000 años. La precisión es admirable y se trata de uno de los mejores valores de este descubrimiento. Pero no es el único dato de interés. La presencia de industria achelense, con numerosos bifaces, y claras evidencias del uso del fuego confieren un valor añadido muy importante a este yacimiento.

El cráneo Aroeira 3, como sucede con todos los fósiles europeos del Pleistoceno Medio, nos muestra una mezcla de caracteres primitivos, junto a rasgos compartidos con los neandertales. Esa mezcla ha sido interpretada de varias maneras, aunque durante mucho tiempo se ha querido ver una evolución lineal desde ciertos humanos arcaicos hasta la definitiva aparición de los neandertales clásicos. Esta interpretación tan simple ha pasado por alto que el Pleistoceno Medio duró nada menos que 660.000 años y que durante ese tiempo pudieron suceder muchas cosas. Algunos restos contemporáneos, como los de Arago, Ceprano y Sima de los Huesos (y ahora Aroeira 3) muestran diferencias sustanciales, que no permiten asegurar su pertenencia a una población homogénea. Aunque todos ellos tienen un indudable “sello europeo” por el hecho de compartir caracteres que más tarde tuvieron los neandertales en todo su esplendor, parece claro que su morfología refleja algo más que su pertenencia a tribus diferentes. Recordemos, por ejemplo, que los restos de Arago, Sima de los Huesos y Aroeira se localizan en yacimientos relativamente muy próximos. Por ejemplo, el cráneo Aroeira 3 recuerda en muchos aspectos a los homininos de la Sima de los Huesos, pero en otros rasgos recuerda más a los fósiles de la cueva de Arago.

Por todo ello, cada vez cobra más fuerza la idea de que Europa fue colonizada durante diferentes momentos por grupos humanos, quizá procedentes de una misma región en el suroeste de Asia y con un origen común. Factores como la hibridación, aislamiento geográfico y deriva genética, extinciones puntuales, etc., han jugado sin duda un papel esencial en la variabilidad de los humanos del Pleistoceno Medio de Europa y dibujan un escenario muy complejo. Hemos de dar la bienvenida a un miembro más de la “familia europea”, que nos ayudará a ir conociendo lo que pudo suceder durante ese larguísimo período de tiempo.

José María Bermúdez de Castro

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest